EN ES
EN ES

LOS SABORES QUE PREFIEREN LOS NIÑOS

LOS SABORES QUE PREFIEREN LOS NIÑOS

Los niños prefieren los sabores dulces y/o salados en su mayoría. Tienden a rechazar los sabores amargos, pero es de forma instintiva ya que este sabor puede asociarse a toxicidad, por lo que, de manera natural, y como instinto de supervivencia, rechazan estos sabores aunque en la adolescencia se comienza a perder este mecanismo de defensa.

Pero también hay alimentos que les gustan simplemente por el sabor. Pero en la mayoría de los casos, los niños prefieren los alimentos dulces porque están más acostumbrados a ellos.

En Aldo’s Gelato estamos concientes de esto y es por eso que tenemos la mayor variedad de sabores de gelato, desde los clásicos chocolate, vainilla, así como todas las frutas comunes y exóticas. También contamos con desarrollo de nuevos sabores y presentaciones que se adaptan a sus requerimientos y necesidades. En Aldo’s estamos para servirle.

¿EL AZÚCAR ES UN ALIMENTO NECESARIO?

El azúcar nada más es una molécula de hidratos de carbono que se encuentra en el alimento. Estas moléculas de carbono se absorben en el intestino delgado y son convertidas en glucosa, que es el combustible con el que los músculos y el cerebro funcionan. Por eso, el azúcar es un alimento necesario, pero, claro, esto no significa que los niños deben comer azúcar en todas las comidas, y en todas sus presentaciones.

Con En base a esto, hemos preparado una lista de los sabores que más les podrían gustar a la mayoría de los niños, aparte de los clásicos chocolate, fresa y vainilla y que deberías de tener en cuenta:

  • Tamarindo
  • Algodón de azúcar 
  • Mazapán
  • Avellana
  • Dulce de leche
  • Pistache

¿LOS NIÑOS TIENEN UN GUSTO DISTINTO AL DE LOS ADULTOS?

La respuesta está en el cómo son sus papilas gustativas. Estas terminaciones nerviosas se encuentran en la lengua y en el paladar. Son unas pequeñas protuberancias que se pueden clasificar en papilas gustativas. Estas papilas gustativas están distribuidas en una red que rodea las terminaciones nerviosas que permiten la percepción del sabor. Cuando un alimento es llevado a la boca, las papilas gustativas se mueven hacia el alimento. El alimento es procesado y los vapores se transmiten a través de los nervios hacia el cerebro.

En conclusión, los niños no tienen un gusto diferente, sino lo que sucede es que tienen una percepción diferente. La cantidad de saliva que se encuentra en la boca y la presencia de enzimas afectan la percepción de los sabores. Si los niños beben suficiente líquido, tienen una percepción general de los sabores.

Últimos posts

Solo para mayoristas

Recibe nuestros boletines

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Regístrate en nuestro newsletter y entérate de las novedades que cada mes tenemos para ti.